nódulo materialista
los foros de nódulo
www.nodulo.org


Panfleto contra la democracia realmente existente
Ir a página 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Sab Ene 31, 2004 11:50 am    Título del mensaje: Panfleto contra la democracia realmente existente Responder citando

Bueno y la Verdad

Apenas llevo leídas 70 páginas de “Panfleto contra la democracia realmente existente” de Gustavo Bueno, pero me atrevería a decir que es, sobre todo, un “Elogio (práctico) de la Verdad (política)”, es decir, de la Eutaxia. La misma dedicatoria inicial lo sugiere. Bueno sería, al contrario que Albiac, más amigo de la Verdad que de Platón.
Podríamos decir que es una obra que va dirigida contra los “Elogios de la locura”, especialmente de la locura política. Va dirigida contra los presuntos descubridores de verdades y paraísos que, pretendiendo neutralizar la necesidad de la Prudencia política, acaban sumidos en el más distáxico de los “autismos” (falsa conciencia).
Además, se trata de una obra que, como todas las de Bueno, demuestra su razón de ser (su finalidad última) en su mismo desarrollo, en la misma “obra”. Es decir, se trata de una obra eminentemente “católica” (“Obras son amores…”), en la que la búsqueda de la verdad debe demostrar que sus “títulos” no son inventados o inmerecidos, sino mostrados con impudicia a todo el que quiera ver sus entrañas.
Dicho de otra forma, Don Gustavo no es amigo de los “elogios” aparentes (pues pueden encerrar falsedad, no sólo engaño), sino de aquellos que se muestran con las obras (con un argumentario de causas y razones -en el terreno de la Filosofía-). no con una simple fórmula de cortesía.
Esa es la mejor manera (según lo veo yo, también –si no me equivoco-) de ser éticamente generoso, moralmente leal y políticamente buen patriota.

Un cordial saludo. Antonio Sánchez.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Sab Ene 31, 2004 3:09 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios: Creo que Bueno como buen estoico no está ni a favor de la democracia ni a favor de la dictadura, está a favor del Estado, de la eutaxia política, de la patria, de España. Esa es la correcta posición intelectual y política. El sabio está por encima de los partidos. Las aficiones del vulgo le son indiferentes. Está más allá del bien y del mal. La democracia se justifica por sus resultados y se legitima por sus éxitos, por sus victorias. Por lo tanto, sus fracasos deslegitiman al régimen democrático. Acabo de empezar el libro y me ha gustado mucho la descalificación de la demagogia de PSOE-IU-PCE en la crisis de junio de 2003 en la Comunidad de Madrid, en su Asamblea. Verdaderamente aquello fue patético e indicó la catadura moral del PSOE y de su aliado, IU.


"El fundamentalista democrático considerará el título de demócrata como la expresión de orgullo y pureza política más elevado; decir "soy demócrata" significa para él casi como para el creyente afirmar en voz alta "soy cristiano" o "soy musulmán". Siendo demócrata, lo demás se dará por añadidura, y lo que no se dé, por desvío o error, será en todo caso disculpable", Panfleto contra la democracia, Gustavo Bueno, pp. 37-38.

Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Dom Feb 01, 2004 12:49 am    Título del mensaje: Sobre el Bien inmanente y dialéctico Responder citando

Estimado Felipe, creo que Gustavo Bueno no dice, ni mucho menos, lo que tú supones en tu último mensaje (aunque puedo estar equivocado).
Lo primero es que el concepto de Bien se puede interpretar desde distintos contextos. Gustavo Bueno nunca ha defendido una concepción de la moralidad “a-moralista”, de tipo Nietzscheana. Al contrario, la critica explícitamente en varios lugares, como comentamos en otra ocasión.
En la presente obra dice claramente que aunque Dios no existe, no todo está permitido. Hay límites a la conducta humana (en distintos ámbitos). Precisamente por eso defiende la eutanasia procesal (pena de muerte). A un asesino múltiple no se le puede permitir “reinsertarse”, sino ayudarle a morir “caritativamente” (desde leyes que regulen las relaciones éticas y morales). Tampoco puede permitirse (por el “bien del estado”, por su buenas constitución, por su “eu-taxia”) que Ibarreche se salga con la suya (en el terreno estrictamente político: contra la sedición).
¿Qué tiene todo esto de propuestas “más allá del bien y del mal”?
Justamente D. Gustavo pretende entender el Bien y el Mal a partir de la dialéctica entre las distintas “partes” que componen el entramado real, no desde “revelaciones” transcendentes (como la que guió a Abraham cuando iba a matar a Isaac). En esta obra, precisamente, reincide en la crítica a todo tipo de Utopismo (especialmente en el plano político). Trata de triturar las Ideologías fundadas en “motores perpetuos” entendidos como “ideales guía” que no se construyen a partir de las materias “com-posibles” (límites no revertidos).
Creo que quien te lea, y no conozca algo del pensamiento de Bueno, se puede llevar una impresión muy equivocada del filósofo español.

Un cordial saludo. Antonio Sánchez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Dom Feb 01, 2004 12:11 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios: Justamente quien no está más allá del bien y del mal es el metafísico, el ideólogo, el fundamentalista democrático, el meapilas progresista. El materialista desprecia todo eso y está más allá de todas esas monsergas. Lo que importa es la eutaxia, el poder político y lo demás son cuentos. Bueno no es amoralista ni inmoralista, pero no es mojigato. Las normas morales las construyen los grupos sociales. Desaparecido Dios hay muchas posibilidades. Ayer precisamente ví varias películas sobre Irán y es algo penoso. Ahora entiendo más a Nietzsche. Todo lo que sea romper con la metafísica es bueno. Todo lo que sea un pensamiento laico y secularizado es bueno. Bueno va por ahí y sólo desea que los hombres seamos racionales, racionalistas, ateos e impíos. Una teoría impía de la democracia irá más bien en la línea de olvidar las majaderías de los derechos humanos y del Bien y del Mal. Irá más bien a la determinación de lo bueno y de lo malo.Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Dom Feb 01, 2004 4:36 pm    Título del mensaje: Todo con todo. Responder citando

Sólo puedo decir que me dejas perplejo. Decir más exige un tiempo del que ahora no dispongo (y que, en teoría, no haría falta).

Un cordial saludo. Antonio Sánchez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Dom Feb 01, 2004 7:19 pm    Título del mensaje: Responder citando

El libro de Bueno "Panfleto contra la democracia realmnte existente" constituye una trituración del fundamentalismo democrático, la ideología segregada espontáneamente en los Estados democráticos y por otro lado es una crítica de las insuficiencias de la democracia liberal en su forma de Estado social. De todos modos, esta crítica al fundamentalismo democrático es un ataque a pensadores y teóricos de segunda categoría. Los grandes clásicos del siglo XX no creyeron nunca esas majaderías que refiere Bueno: Carl Schmitt, Hans Kelsen, Max Weber, Schumpeter, R. Dahl, etc. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Dom Feb 01, 2004 8:53 pm    Título del mensaje: Aquiles. Responder citando

Hola.

Si Dios no existe no todo está permitido, cierto, porque en su lugar existe el Estado. Por eso es la Comunidad política la que impone la moral y las relaciones morales...Y quién impone eso está desde luego más allá del bien y del mal...cosa esta, el mal y el bien, que concierne siempre al ciudadano, incluso al gobernante en tanto individuo, no en tanto institución. El Estado es amoral por ser frente a otros Estados. Ley de la selva. El Estado no es que esté mas allá del bien y del mal, sino que su esfera no es la esfera de la moral, si no la de la potencia, potencia a la cual sólo le importa, o sólo es, la eficacia política para perseverar.

Una moral (o ética) que supeditase al propio estado a su cumplimiento, sería la más grande inmoralidad, por cuanto eso sería, no sólo un abandono de la propia Soberanía y de su potencia, sino una entrega a la Soberanía que impusiese esa moral, esto es: a otra Soberanía y a otra potencia. De ahí la inutilidad parcial y los problemas para el desarrollo de un “Derecho internacional”.

No es pues, tal y como me lo veo, plausible una moral que subsumiera al Estado a sus reglas...pero el filósofo, no por pensar que no existe Dios, queda como individuo libre de las reglas morales. Él también ha de acatar la ley y las costumbres ahora solamente humanas...ese es su “estar más allá del bien y del mal”: que se sabe y obedece a sí mismo a través de la colectividad, de la Unidad política. Eso es secularismo. Ahí están sus “materias “com-posibles” (límites no revertidos).

La moral no se refiere al pensar y su libertad. Se refiere al actuar. Podemos ser individualmente amorales pensando, pero no lo podemos ser actuando. Empero el Estado sí que puede y debe actuar sin las constricciones morales, ya que de no hacerlo así caería rápido en manos de cualquier otro Estado que no tuviese esas “mojigaterías” o esos escrúpulos morales.
Dice Francisco de Vitoria en sus Sentencias Morales que:<Desear la muerte del enemigo para que no le mate a uno, más bien que desear la muerte al prójimo es desearse a sí mismo la vida.>
Y es que con el prójimo ha de imperar la moral, mientras que con el enemigo ha de prevalecer la propia vida, la potencia.

El día en que hubiera una moral o ética que sometiera a la potencia política...ese día se habría establecido lo más inmoral que pensarse pueda, pues ese tipo de moral absurda sería la exacta ley de la selva: la demonización absoluta del enemigo y la desaparición de la política dentro y fuera del Estado. Esto ya lo vio muy bien Carl Schmitt. Eso no ha ocurrido nunca totalmente por fortuna, y eso es la base suicida del progresismo: que el propio Estado esté “más acá del bien y del mal” para así mejor ser dominado por otro que siempre se quedará “más allá”. Maquiavelo decía que <“a veces el Príncipe se ve obligado a no ser bueno”>...porque la virtud política nada tiene que ver con la virtud moral, si no con la acción y la decisión del varón (vir) que a veces se ve obligado como Aquiles a ser un matador de hombres, de enemigos. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Lun Feb 02, 2004 12:16 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios: Ciertamente, el Príncipe ha de ser una zorra y un león simultáneamente. Las reglas morales no sirven algunas veces para garantizar la paz pública y la eutaxia política. El súbdito ha de ser obediente y razonable y está sujeto a la ética, a la moral y al Derecho. No así el Príncipe al que le está permitido todo con tal de que salve al Estado. Salus populi suprema lex est. Estas cosas se las sabe Gustavo Bueno lo suficiente para tener que decirlas yo aquí. La democracia sólo se legitima por su éxito, por su eficacia, por sus resultados, como cualquier otro régimen político. Es una necedad como muy bien dice Gustavo Bueno el considerar que con la democracia se ha llegado al fin de la Historia política. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Atilana Guerrero Sánchez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 99
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Lun Feb 02, 2004 8:34 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios:
No entiendo bien a qué se refieren José Mª Rodríguez Vega y Felipe Giménez cuando dicen que el Estado no puede estar sometido a la moral, pues de la interpretación de sus palabras extraigo yo que tan sólo podría decirse esto de la ética, pero no de la moral. En el siguiente sentido: moral dice normas de un grupo y sin establecer los parámetros no hay una moral en abstracto, como parece que se está utilizando en esta discusión. ¿Acaso no es el Estado un grupo con su propia moral, esto es, con unas normas que tienden a su mantenimiento como tal grupo, frente a otros grupos que serían los demás estados?, aquí moral y política se identificarían, pero en principio, si el estado es una totalidad atributiva dentro de la que se perciben los sujetos humanos como partes suyas, no entiendo por qué no se puede decir que tenga moral como cualquier otro grupo.
un saludo
Atilana
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Lun Feb 02, 2004 9:23 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios: Las normas morales son las del grupo social. Ahí todos coincidimos. Ahora bien, las normas jurídicas, las normas estatales no necesariamente tienen que discurrir por los senderos de las normas morales. El Príncipe, lo digo yo pero antes que yo serenos y preclaros varones lo dijeron claramente, el fin justifica los medios. El príncipe no dudará en vulnerar el derecho, las leyes, las normas morales para obtener la eutaxia política perseguida. Es la razón de Estado o de establo como dijo Quevedo. ¿Qué es un estado de excepción sino un golpe de Estado legal o una dictadura comisarial? Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Antonio Sánchez Martínez



Registrado: 26 Oct 2003
Mensajes: 339
Ubicación: Rivas Vaciamadrid (España)

MensajePublicado: Mar Feb 03, 2004 11:34 am    Título del mensaje: Eutaxia Responder citando

¿Todo golpe de estado es eutáxico? Es decir, ¿Todo golpe de estado contribuye a la persistencia de la sociedad política de referencia, a mantener su "buena" estructuración, su "buena" constitución (systasis)?

Un saludo, Antonio Sánchez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
José Mª Rodríguez Vega



Registrado: 11 Oct 2003
Mensajes: 1429

MensajePublicado: Mar Feb 03, 2004 11:37 am    Título del mensaje: Moral. Responder citando

Hola.

<La potencia no se mide por el mérito moral.> (Julien Freund)

Dice Atilana Guerrero no entender el por qué el Estado no está sometido a la moral, el por qué es amoral...¿Quién da las leyes a Moisés en el Sinaí, quién manda no matar, ese que era el Dios de los ejércitos y exterminador de pueblos enteros...ese que por salvar a su pueblo “elegido” exterminó a primogenituras enteras...estaba sometido ese Dios, pregunto, a su propio mandato?

Sería muy largo ahora entrar a explicar que la “división de poderes” es la autocensura que el Estado se da a sí mismo para controlarse. Esto es de sobras sabido. Donde no hay división de poderes hay sin embargo también Estado.

Un Dios que hubiese hecho un mal uso de la crueldad, de “su crueldad”, hubiese amparado a cualquiera o a todos en lugar de haber amparado sólo a “su pueblo elegido”, que era, al fin y al cabo, el que le adoraba.

Creo que Maquiavelo, en el capitulo VIII de El Príncipe, hace prevalecer a la conveniencia y utilidad política por encima de la moral, cuando hablándonos de Oliverot de Fermo, nos dice de la crueldad -y cosa más inmoral que la crueldad no hay-, si puede hacerse de ella o puede tener “un buen o mal uso”, esto es <...si, sin embargo, es lícito hablar bien del mal.> (Austral. pág. 49)

Si bien los individuos particulares están sometidos a la moral, no ocurre eso con los Órganos que representan, por muy democráticos que estos sean (en realidad, si el Estado tuviera que responder de todos sus actos ya no sería Estado). Si la función política hubiese de ser “moral”, sencillamente no sería autónoma, libre...esta libertad que sólo está constreñida por la libertad de los demás Estados, ha de responder sólo a los criterios de la prudencia política, no a los criterios de la moral. La política es dura. Si fuese la política una actividad sometida a las constricciones de la moral, estaríamos reduciendo la política a la moral, trastocando su esencia en otra esencia diferente de ella misma, según ya enseñó Julien Freund entre otros muchos. (Por cierto, he tratado de ver algún tipo de contradicción entre Freund y Bueno y yo no lo he logrado)

¿Cómo explicar la mentira política? ¿Cómo explicar que las armas de destrucción masiva son una pura patraña que nada tiene que ver con las finalidades políticas de la guerra? ¿Es posible o útil explicar que la guerra -el mal total-, es forjadora de la paz, cuando la moral y la ideología ocupan las preocupaciones de una opinión pública mojigata que cree en el Reino de los fines?
El caso Gal, hablando en verdad, no es condenable políticamente sino en cuanto otra opinión política cree que eso es aún más favorable a la disolución de España, que es distáxico. Es por eso por lo que mister “X” no ha sido juzgado, porque el Estado no se puede juzgar a sí mismo a través del enjuiciamiento de sus Órganos so pena de quedar inmóvil, desestabilizado.

Tampoco estoy yo muy de acuerdo con lo que dice Felipe o en como lo expresa, ya que si el Estado hubiese de operar siempre sujeto a sus propias “normas jurídicas”, a sus propias “normas estatales”, estaríamos ante un kelsenianismo que también a su vez reduce la esencia política al “orden jurídico”. La juridificación de la política es tan nefasta como su moralización porque deja al Estado sujeto a límites que el enemigo aprovecharía siempre en su provecho; por eso es cierto el resto de lo que dice Felipe.

No podríamos decir, creo, que el Estado, o el grupo de nuestros “representantes”, los Órganos del Estado, tuviese una moral “amoral”, que esta amoralidad fuese “su propia y peculiar moral”, la moral de “su grupo”, como dice Atilana. Por suerte o por desgracia el hombre es ambivalente y puede actuar como representante y político al cual le es lícito “hablar bien del mal”, usando de la crueldad incluso, a la vez que puede ser un amantisimo padre de sus hijos y de su “prójimo”. El prójimo de la moral -cristiana en este caso-, nada tiene que ver con el amigo político. Esto ya lo vio Carl Schmitt en El Nomos de la Tierra y antes que él, Guiucciardini el florentino al querer matar a todos los prisioneros pisanos según relata Maquiavelo en sus Diálogos de la Constitución de Florencia (Meinecke. La Idea de la Razón de Estado en la Edad Moderna. Madrid 1999, pág. 48). Si el Estado estuviera constreñido por sus propias normas jurídicas o morales que atañen siempre a la concordia interna, no podría atender a las discordias externas, ya que es el enemigo el que nos elige a nosotros, no nosotros a él, como Dice Schmitt.
Y sobre el enemigo político lo peor es su reducción a enemigo moral, al malo de la película. La justificación moral es la más completa inmoralidad, por eso es muy bueno que los EE.UU. hayan reconocido a Sadam Husseim “prisionero de guerra” y no vean en él, como exige la ideología dominante, el representante del Mal Absoluto (o el pobrecito morito). La Razón de Estado no desaparece por el mero hecho de creer, contrariamente a Maquiavelo, que el mal no puede ser mirado como un bien. La Razón de Estado, no surge de la inmoralidad del hombre, sino del máximo de racionalidad a que el hombre ha podido llegar en la necesidad de hacerse heterónomo para no destruirse por completo.

Por otra parte, es vano tratar de reducir la esencia de la política a cualesquiera normas morales, cuando son las Unidades políticas en sus interrelaciones las que desde su autonomía han generado las morales heterónomas propias para la concordia interna. En la discordia no hay moral que valga, por eso el mayor mal del cual se puede hablar poco o nada como un bien es la guerra civil. El justo enemigo del padre Francisco de Vitoria es la `iustificación´ máxima del acotamiento de la guerra...y contra el enemigo está permitido todo mientras ello vaya en provecho de la eutáxia política. Al enemigo se le mata, se le puede matar...pero no se le odia. Esto es lo que yo pienso y a lo más que llego. Adiós.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
J.M. Rodríguez Pardo



Registrado: 10 Oct 2003
Mensajes: 1423
Ubicación: Gijón (España)

MensajePublicado: Mar Feb 03, 2004 6:01 pm    Título del mensaje: C. Schmitt y la dictadura Responder citando

Estimados amigos:

Pienso que la brevedad de respuesta le juega malas pasadas a Felipe Giménez. Por ejemplo, y como señala acertadamente Antonio Sánchez con su pregunta acerca de si todo golpe de estado es eutáxico, algo que Felipe Giménez parece dejar entrever.

Felipe Giménez Pérez escribió:
¿Qué es un estado de excepción sino un golpe de Estado legal o una dictadura comisarial?


Sin embargo, si leemos lo que afirma C. Schmitt en su libro La dictadura (edición española de Alianza, Madrid 1985), en la página 26, veremos algo muy distinto.

C. Schmitt, en La dictadura, pág. 26 escribió:
El que toda dictadura contiene una excepción a una norma no quiere decir que sea una negación causal de una norma cualquiera. La dialéctica interna del concepto radica en que mediante la dictadura se niega precisamente la norma cuya dominación debe ser asegurada en la realidad político histórica. Entre la denominación de la norma a realizar y el método de su realización puede existir, pues, una oposición. Desde el punto de vista filosófico jurídico, la esencia divina. La dictadura está aquí, esto es, en la posibilidad general de una separación de las normas de derecho y las normas de la realización del derecho. Una dictadura que no se hace dependiente de un resultado a alcanzar, correspondiente a una representación normativa, pero concreta, que según esto no tiene por fin hacerse a sí misma superflua, es un despotismo cualquiera.



Es decir, que no podemos considerar un estado de excepción impuesto para ejercer la dictadura comisarial y salvar la constitución de un régimen, con un golpe de estado que busca destruir un orden constituyente. De hecho, si seguimos las breves afirmaciones de Felipe Giménez, habría que concluir que ETA es lo más eutáxico que tiene hoy día España, pues en último término desearía dar un golpe de estado separatista que sacudiese los cimientos del estado. Y lo mismo podemos decir de la Izquierda Republicana de Cataluña o del PNV. De hecho, si no determinamos el fin para el que se realiza la dictadura, y hablamos del buen gobierno a secas, como un fin puramente mítico, al margen de los medios de los que disponemos, lo que hacemos es pura metafísica. No olvidemos, por ejemplo, que cara a implantar una dictadura comisarial, nuestra soberanía es limitada. Según los acuerdos firmados en la Unión Europea, no podemos aplicar la pena capital. Por lo tanto, hay que definir primero poder soberano, que nunca es absoluto, pues estará condicionado por otros estados o conjuntos de estados (como podría ser EEUU), y los medios para lograr ese fin, que son tanto civiles (ciudadanos) como económicos, militares, etc. Si no, siempre llegamos al mismo punto: al vacío.

Un cordial saludo,
José Manuel Rodríguez Pardo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Felipe Giménez Pérez



Registrado: 14 Oct 2003
Mensajes: 1050
Ubicación: Leganés (Madrid, España)

MensajePublicado: Mar Feb 03, 2004 6:12 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios: Que el Príncipe puede saltarse las reglas de la moral y de la ética, incluso del derecho es algo que a mí me parece posible y lógico desde la eutaxia. El límite del derecho es el límite de la potencia y desde luego, por ahora España tiene más potencia que ETA. Que España no puede hacer lo que quiera, eso lo sé y lo entiendo, pero esas normas no vienen reveladas por el Cielo ni por la Razón, sino por la correlación de fuerzas materiales dentro de esa biocenosis llamada UE y por el placet de los EE.UU. Quod principi placuit habet vigorem legis. Esto es lo que quiero decir. En situaciones de normalidad no hay necesidad de medidas extraordinarias, pero en situaciones excepcionales se descubre quién es el Soberano, el decisor, el que decide lo que hay que hacer y ahí lo jurídico no pinta nada. Es lo político puro, el poder, la eutaxia desnudos en el estado de excepción. Un estado de excepción es una dictadura legal, pero ahí el dictador debe hacer lo que considere conveniente para la eutaxia del Estado. Todo lo que produzca resultados será estimado positivo por el vulgo. Atentamente,
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Atilana Guerrero Sánchez



Registrado: 09 Oct 2003
Mensajes: 99
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Feb 03, 2004 8:20 pm    Título del mensaje: Responder citando

Estimados contertulios:
gracias a Felipe y José Mª por sus respuestas, pero me siguen pareciendo aquejadas del mismo problema , o sea, el referirse a "la moral" como si se supiera de qué grupo se está hablando. No querría resultar pesada pero, ¿acaso el Estado no es un grupo, todo lo complejo que quieran, pero al fin y al cabo, un grupo?¿por qué Gustavo Bueno dice en El sentido de la vida que la esfera de hecho de aplicación del "deber atributivo" es la "esfera del ciudadano"? . Todos los ejemplos de José Mª y Felipe entiendo que son válidos en el contexto de la inconmensurabilidad entre ética y moral, pero no entre moral y política; si no adoptamos el punto de vista de la ética, en efecto el llamado "crimen de estado" puede ser necesario para el mantenimiento del mismo, pero entonces, no se está transgrediendo otra moral que la del cuerpo de policía, por ejemplo, pero no la moral, en general.
Un saludo
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Mostrar mensajes anteriores:   
Este foro está bloqueado: no se puede publicar, responder, ni editar mensajes en este tema.   El tema está bloqueado: no pueden editarse ni agregar mensajes.    Índice del Foro los foros de nódulo -> España Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
Página 1 de 5

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Canal rss servido por el trujamán de la comunicación electrónica y digital © 2003 - 2007 Trujamán